Abuelo seguro, familia feliz?

Abuelo seguro, familia feliz?

La tercera aportación para ‘15 líneas de blog’, de Cristina Martínez. Nos da información y utilidad de la Alarma Fast de Securitas Direct 🙂

Hola a todos, me he decidido a enviar esta carta porque como nieta y parte de una familia que convive con una persona mayor (mi abuelo), me hubiera gustado que alguien nos hablara antes sobre lo que yo voy a hablaros ahora.
Resulta que al ser yo la única hija, ahora tengo 15 años, y al trabajar mi padre y mi madre en jornada completa, siempre era yo la perjudicada a la hora de quedar con mis amigos o de hacer cualquier cosa después del instituto porque, ¿y quién más iba a cuidar del abuelo? (y que conste que adoro a mi abuelo y que somos muy buenos amigos, y él lo sabe).
Bueno, pues hace menos de un mes nos enteramos por un conocido de mi padre de que había una alarma de Seguritas direct que podía solucionarnos este tipo de situaciones y no es mi intención hacerles publicidad, pero quiero contaros esto porque muchas cosas han cambiado en nuestra familia y voy a explicaros cómo.
Para empezar, mamá tenía que llamar a casa un montón de veces al día porque, por ejemplo, si yo no llegaba aún del instituto y el abuelo tenía algún problema, él no iba a ser capaz de llamarla ni de memorizar sus números del trabajo o del móvil. Pues bien, desde que tenemos la fast -que así se llama la alarma-, cuando el abuelo necesita algo presiona un solo botón de la alarma y mamá inmediatamente sabe que tiene que llamarlo y lo llama. Por otra parte, hay otro botón por el que el abuelo o yo misma podríamos incluso llamar al número de emergencias en caso de que él se sintiese mal, aunque esperamos no tener que usarlo nunca.
Pero aún hay más. Un día me encontraba yo hablando por mi móvil y de repente escucho un teléfono que no se parecía en nada al sonido del teléfono de casa. Bajo las escaleras intentando seguir aquel sonido que me lleva hasta el salón y llego a la alarma, era la alarma la que emitía el timbre de un teléfono. Rápidamente y por lógica le doy al botón que trae un teléfono dibujado, y vaya sorpresa, era mamá y llamaba porque nuestro teléfono fijo al parecer se había estropeado, yo comunicaba con mi móvil, y en breve vendría a recoger al abuelo para llevarle al médico, así que necesitaba que yo le echara una mano para que estuviese listo cuando ella llegara a por él.
En fin, que es una maravilla. Ya en un par de ocasiones el abuelo se ha quedado sólo en casa e incluso cuando sale a dar sus paseos por la mañana es capaz de dejar la alarma activada gracias a su llave magnética. Son unas llaves especiales que vienen con la alarma y que evitan que tengas que memorizar claves y códigos, cosa que para el abuelo es un gran alivio.
Bien, eso era todo lo que tenía que contaros, igual a alguien le sirve saberlo.