Contraseñas seguras en Internet

Contraseñas seguras en Internet

Debido al gran número de cuentas de correo, nombres de usuario y contraseñas que tenemos que memorizar (correo, trabajo, Facebook, Twitter, Tuenti,…), entendemos lo difícil que puede ser acordarse de una contraseña complicada para cada red social o cuenta a la que accedemos a diario.

Las contraseñas fáciles de recordar son, sin embargo, las menos seguras. Y eso es algo que tenemos que tener en cuenta. Nombres de los niños, cumpleaños, nombres de mascotas, etc. no sólo son fáciles de adivinar (sobre todo por quien nos conoce), sino que también pueden ser «recolectadas» a través de los blogs por un programa inteligente (y malicioso).

Un estudio reciente mostró que más de 250.000 direcciones de correo, nombres de usuario y contraseñas pueden ser encontrados fácilmente en Internet. El mismo estudio demostró que el 75% de esas contraseñas servían tanto para acceder a la cuenta de correo electrónico del usuario como a su cuenta de Facebook u otras redes sociales.

Los spammers y los ciberdelincuentes están, por supuesto, encantados de que los usuarios utilicen las mismas contraseñas para varias aplicaciones y servicios, ya que esto abre la puerta a numerosas implicaciones de seguridad tales como el robo de datos personales y el secuestro de cuentas de correo electrónico y redes sociales.

Aquí tenéis algunos consejos para proteger vuestras contraseñas:

– Hay que apostar por las contraseñas largas, más allá del mínimo que nos pida el servicio. Cuanto más larga, más difícil será de adivinar.
– En caso de duda sobre cuál era tu contraseña para un servicio, haz clic en el botón de recuperación de contraseñas en la propia web del servicio.
– No almacenes en tu equipo un documento con nombres de usuario y contraseñas. Si el equipo es robado o alguien accede a él, esa información será una llave para acceder a tu correo, redes sociales, cuentas bancarias,…
– Establecer un calendario automático para cambiar tus contraseñas mensualmente, o por lo menos, cada 3 meses.
– Usa una combinación de letras, números y símbolos. Por ejemplo, si tu contraseña es el nombre de tu perro (Rovers) y tu aniversario (17 de febrero), en lugar de poner Rovers1702, puedes poner: R0v3r$17dos Una combinación de letras mayúsculas y minúsculas con números y símbolos pone más difícil la tarea a los ciberdelincuentes.
– Si quieres que usar la misma contraseña para varios servicios, utiliza una variación diferente de la misma. Éstos son algunas variaciones de la contraseña utilizada arriba:

* roversdiecisietecerodos (poner con letra los números)
* r0versdiecisietecer0d0s (sustituir las «oes» por ceros)
* rov3rsdi3cisi3t3c3rodos (usar 3 en lugar de «es»)
* rover$dieci$ietecerodo$(Usar el símbolo del dólar, $, en lugar de la S)
* rOvErSdIeCiSiEtEcErOdOs (combinar mayúsculas y minúsculas)

Y todo lo que se os ocurra puede ser válido para proteger vuestras cuentas en Internet. Recordad que sois los primeros interesados en protegeros y toda precaución es poca, aunque de pereza… 😉