¿Cuáles son las mejores alarmas para una farmacia?

¿Cuáles son las mejores alarmas para una farmacia?

En España hay 22.046 farmacias y, la gran mayoría, (14.176, el 64,3%) están situadas en núcleos distintos a las capitales de provincia. Esto es consecuencia de la necesidad de atender los criterios geográficos y demográficos que permiten que el 99% de la población disponga de al menos una en su lugar de residencia. Según los datos del informe Estadísticas Colegiados y Oficinas de Farmacia Comunitarias 2017, elaborado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, en la actualidad en España hay una farmacia por cada 2.112 habitantes, es decir, somos uno de los países de la UE con el ratio más bajo, muy lejos de países como Dinamarca, que tiene 15.000 habitantes por farmacia, o Suecia con 7.500 habitantes.

Este tipo de establecimientos, tanto por la mercancía que dispensan como por el alto volumen de personas que atienden, necesitan adoptar medidas de seguridad. Y la normativa de alarmas para farmacia es clara.

El Reglamento de Seguridad Privada, aprobado por el Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre, encomienda al Ministerio del Interior la concreción aspectos relacionados con las medidas de seguridad, en materia de instalación y mantenimiento de aparatos, dispositivos y sistemas de seguridad. También es el responsable de regular las centrales receptoras de alarmas (CRA) y los protocolos de verificación para fijar los criterios con arreglo a los cuales habrán de ser adaptados los sistemas de seguridad que se conecten a una central de alarmas. Esta normativa afecta a las alarmas para farmacias.

Para homogenizar las diferentes normativas existentes en la actualidad en los países miembros de la UE, se considera necesario utilizar normas europeas aprobadas a nivel comunitario. Esas normas, que afectan a las alarmas para farmacias, exigen que los diseñadores de la instalación de los sistemas de alarma tengan en cuenta la naturaleza del local, el valor de su contenido, el grado de riesgo de intrusión, el perfil característico y previsto del intruso y cualquier otro factor que pueda afectar a la elección de dicho grado, así como el correspondiente a los componentes del sistema. La Norma UNE-EN 50131-1 establece cuatro grados de seguridad, según el riesgo:

  • Grado 1, de bajo riesgo. Son sistemas de alarma con señalización acústica que no se conectan a una central de alarmas o centro de control.
  • Grado 2, riesgo bajo a medio. Para viviendas y pequeños establecimientos, comercios e industrias que necesiten conectarse a una CRA.
  • Grado 3, riesgo medio/alto. Para establecimientos obligados a disponer de medidas de seguridad y conexión a una CRA o centro de control.
  • Grado 4, de alto riesgo. Para instalaciones militares, establecimientos de material peligroso, explosivos reglamentados, empresas de depósito de efectivo, valores, metales preciosos, requeridas o no, de conexión con central de alarmas.

Según la recomendación de la Policía, las oficinas de farmacia, como establecimientos obligados a disponer de alarmas, entre otras medidas de seguridad, deberían equipar sus instalaciones con sistemas de seguridad de Grado 3. Por ello, dentro de las diversas alternativas existentes en el mercado para proteger este tipo de negocios, las más completa es la alarma Verisure de Securitas Direct, cuya Central Receptora de Alarmas es el  corazón de la compañía, abierto los 365 días del año para dar servicio a los clientes siempre que se produzca un aviso de alarma o de botón SOS. El tiempo medio de respuesta media de solo 29 segundos.