Cuna de reanimación pediátrica: ¿qué es? ¿qué hace?

Cuna de reanimación pediátrica: ¿qué es? ¿qué hace?

Características de la cuna de reanimación pediátrica.

¿Qué se puede prevenir con su uso?

La reanimación o resucitación cardiopulmonar al nacer es una emergencia en pediatría. No hay otro período de la vida en que la probabilidad de requerir reanimación sea mayor: alrededor de un 5 a 10% de los recién nacidos requiere algún grado de reanimación y de 1 a 10% de los nacimientos intrahospitalarios requieren de alguna forma de ventilación asistida.

El tratamiento del niño deprimido, que no respira, puede ser fundamental para su sobrevida y calidad de vida. Debe ser realizado con el más alto nivel de competencia, lo que incluye personal calificado, equipamiento (CUNA DE REANIMACIÓN) y medicamentos. Estas condiciones deben existir en todos los partos.

La principal causa de depresión cardiorespiratoria al nacer es la hipoxia perinatal. Esto puede ser anticipado en la mayoría de los casos por los antecedentes perinatales. Otras causas son: – la prematurez; – las malformaciones congénitas; – las drogas administradas a la madre y las enfermedades neuromusculares. En cualquiera de estos casos si no se interviene oportunamente, se producirá asfixia con todos los efectos deletéreos en los distintos órganos y sistemas.

Es una constante en toda África el alto índice de mortalidad infantil, que sigue siendo diez veces mayor que en los países desarrollados.

¿Cuándo se utiliza?

Se utiliza siempre para los primeros momentos justo después del parto, ya que es muy importante mantener al recién nacido con calor. En especial en casos de partos complicados y parada cardiorrespiratoria, junto con otro material imprescindible en la reanimación. Con su correcto uso se previene la hipotermia y sus complicaciones.

Por tanto, permite ubicar en un espacio abierto al neonato para su exploración y le ayuda al acondicionamiento con el medio ambiente. Con ella se controla la temperatura del recién nacido hipotérmico que requiere cuidados básicos y/o de reanimación tras el momento del parto.

¿Cuáles son principales funciones?

Principalmente consta de una “cuna” propiamente dicha, con un colchón sobre el que reposa el niño y que está limitado en sus cuatro lados por paneles transparentes que permiten su visión en todo momento, además se pueden bajar o incluso desmontar cuando lo vayamos a manipular. Este receptáculo normalmente posee, en su parte inferior, una manivela que permite colocar al niño totalmente horizontal o en posición de Trendelemburg (con la cabeza más elevada).

Sobre la cuna se encuentra el cabezal del calentador, con una fuente de luz y una parte calefactora, que mantendrá caliente al niño por irradiación. Algunas cunas más modernas están dotadas también de una lámpara de rayos ultravioleta que permiten tratamientos de fototerapia .Este cabezal es movible 180º para la realización de RX si fuese necesario.

Debajo, tiene unos cajones para guardar medicación de urgencia, material para su administración, gasas, sueros, esparadrapos, guantes u otro material, como pueden ser compresas, sabanillas, toallas…

En la parte posterior tiene una columna desde la que se maneja la parte eléctrica. Tiene pantallas digitales en las que se pueden ver la temperatura real del niño y la que nosotros programamos, suelen poseer también un reloj/cronómetro (útil, por ejemplo, en caso de parada cardiorrespiratoria) y avisa con una alarma sonora en los tiempos que se debe hacer el test de APGAR.

En los laterales suele haber baldas para colocar material como un monitor de constantes si se dispone, bolsa resucitadora conectada a fuente de oxígeno, diferentes tamaños de mascarillas buconasales, sondas de aspiración de distintos calibres, toma de vacío central o portátil con manómetro, para aspiración de secreciones y fonendoscopio pediátrico.

¿Qué tipo de mantenimiento exige?

No necesita ningún tipo de mantenimiento especial. Tras su utilización, es necesario la limpieza de la cuna, recoger y reponer el material utilizado, comprobando que todo está en perfecto estado para su nueva utilización.

¿Quién la puede utilizar? ¿Necesidad de una formación muy específica?

Personal sanitario formado en su funcionamiento y con conocimientos en reanimación neonatal. Manejar la cuna es sencillo y no se necesita más que familiarizarse con ella y conocer sus posibilidades.