Llave de proximidad: comodidad y seguridad

Llave de proximidad: comodidad y seguridad

Seguro que en algún momento habréis oído hablar de las llaves de proximidad o incluso podéis haberlas visto en funcionamiento, pero ¿sabéis a qué nos referimos cuando utilizamos estas tres palabras?

Llaves de proximidad es el término que se le da a los dispositivos de identificación de usuario, normalmente de plástico, que sin contacto con la puerta o la central receptora de alarmas permiten a una persona acceder a su casa, negocio o coche, así como activar y desactivar la alarma. Estas llaves cuentan con un sencillo proceso de activación y desactivación, tanto cuando sales como cuando entras, sin necesidad de memorizar un código. Este tipo de sistemas ha entrado con fuerza en las empresas de seguridad y son muchas las que en estos momentos, junto con el servicio habitual incluyen un kit de llaves de proximidad que permite a sus clientes activar la alarma sólo manteniendo la llave durante unos segundos sobre el botón central del lector de llaves. Un sistema que sirve tanto para activar la alarma como para desactivarla.

La compra, el bolso, las cartas del buzón… A menudo llegamos a casa cargados y debemos dejar todo en el suelo para poder coger las llaves, abrir la puerta y desactivar la alarma. Para evitar estas situaciones incómodas, entre otras razones, se crearon las llaves de seguridad, una opción cómoda y segura para acceder a nuestra casa o negocio, a la vez que protegerlo. 

Ventajas y beneficios de las llaves de proximidad

  • Tamaño: son pequeños dispositivos que se pueden incluir en el llavero junto con el resto de las llaves. Además, el permiso de cada una de ellas se almacena dentro de la propia llave.
  • Uso: la sencillez va implícita en este sistema ya que no es necesario realizar ninguna acción, basta pasar la llave por la puerta o la alarma para que esta reaccione como nosotros deseamos: para que se abra la puerta, se active la alarma o se desactive.
  • Codificación: con la llave de proximidad no es necesario saberse, ni incluir, ningún código para activar o desactivar la alarma. Funcionan de forma independiente al código de la central receptora de alarmas.
  • Seguridad: son llaves únicas e incopiables. A pesar de que estéticamente son iguales cada una de ellas funciona únicamente para la alarma que está configurada.
  • Uso individual: con el uso o contratación del sistema de llave de proximidad se entrega un kit de llaves por lo que cada residente en la vivienda o trabajador de la empresa cuenta con su propia llave de acceso, hasta un máximo limitado por la empresa de seguridad.

Junto con las ventajas hace un momento mencionadas, hay otra tanto o más importante que las anteriores, y es que se trata de un sistema que se puede y se suele combinar junto con otros como el de código o llave. De hecho, lo conveniente para garantizar la máxima seguridad posible sería combinar distintos métodos de seguridad, prevención y control que nos llevarían a alcanzar las mayores cotas de seguridad posible en nuestro hogar o negocio.

Esta claro que las llaves de proximidad han llegado para quedarse y que seguramente aún no han desarrollado todo su potencial.