Luces de Navidad, ¿gasto innecesario o inversión?

Luces de Navidad, ¿gasto innecesario o inversión?

Desde el pasado 26 de noviembre y hasta el 6 de enero, Madrid estará iluminada como cada año por las llamativas luces de Navidad.

En esta ocasión, como las pasadas Navidades, distintas personalidades destacadas del mundo de la moda, diseño y arquitectura vestirán de gala a las principales calles de la ciudad, aunque serán de los pocos que estrenen este año alumbrado, ya que el Ayuntamiento pretende ahorrar un 33% el gasto respecto a la pasada Navidad. En total, el Consistorio gastará 3.085.000 euros en iluminación. La recién renovada calle de Serrano, Goya o Fuencarral son algunos de los ejes que estrenarán alumbrado.

Otra novedad que se presenta este año, es que el 100% de la iluminación es de bajo consumo. Esto, junto con la reducción de bombillas respecto al año pasado, provocará un ahorro energético del 57%.

¿Gasto innecesario o inversión a largo plazo?

A pesar de que el alumbrado navideño recibe numerosos halagos, sobre todo por parte de turistas que visitan la ciudad, también suscita diversas críticas entre los madrileños, y es que invertir más de tres millones de euros para alumbrar las calles puede parecer un gasto innecesario sobre todo para estos tiempos de crisis pero, lo que puede parecer una pérdida de dinero para muchos, supone una gran inversión para otros. Los comerciantes ven en la iluminación navideña un atractivo para los consumidores.

Como explica Eduardo Morán, presidente de PYMES Chamartín y vocal de la Cámara de Comercio, a cuv3, “El alumbrado navideño en las calles de la ciudad supone una estimulación de la demanda y un respiro para los comerciantes, que en esta época luchamos por combatir la crisis económica y la avalancha de ventas que se realizan en las grandes superficies comerciales”.

Y es que hablar de centros comerciales hace dos décadas era prácticamente imposible. Pero la gran afluencia en los últimos años de la creación de estas grandes superficies ha hecho que el pequeño comercio se una para hacer frente a su mayor rival. “Estamos intentando transmitir al consumidor las ventajas de comprar en los comercios de barrio, al fin y al cabo es el comercio de toda la vida, esencia que un centro comercial, por muchos metros cuadrados que tenga o por cientos de servicios que ofrezca, no puede ofrecer”, afirma Morán.

En el otro lado de la balanza:
Los vecinos de Cartagena piden que el ahorro de energía no repercuta en la iluminación navideña

El presidente de la Federación de Vecinos de Cartagena, Leandro Sánchez, ha pedido hoy al ayuntamiento que las medidas de ahorro de energía eléctrica no supongan una disminución de la iluminación tanto en barrios y diputaciones como en el centro de la ciudad.

Varias asociaciones vecinales se han quejado en las últimas semanas de las disminuciones de potencia porque dan sensación de inseguridad.

La Federación va a proponer al equipo de gobierno otras medidas de ahorro como adelantar la hora en que se apaga la iluminación o retrasar su puesta en marcha.

El concejal de Infraestructuras de Cartagena, José Vicente Albaladejo, ha advertido de que los ciudadanos deben acostumbrarse a la reducción de la intensidad del alumbrado público, dada la próxima entrada en vigor de una ley europea contra la contaminación lumínica.

El ayuntamiento reconoce que se están produciendo más incidencias relacionadas con la iluminación de calles y plazas y las achaca en parte al robo de cables.

Reducir la intensidad del alumbrado público forma parte de las medidas del ayuntamiento de Cartagena para reducir su facturas de gasto corriente y así se lleva haciendo desde hace más de un año.

Gasto o inversión, lo que está claro es que, al menos otro año más, Madrid y muchas otras ciudades iluminarán sus calles por Navidad.