Mantenimiento de una alarma: claves a tener en cuenta

Mantenimiento de una alarma: claves a tener en cuenta

Muchas veces, cuando contratamos un servicio de vigilancia electrónica lo hacemos con urgencia: han robado en varias casas de nuestro vecindario, en negocios de nuestra ciudad o a algún amigo nuestro. Esa necesidad hace que no nos detengamos demasiado a leer y entender las condiciones que incluye el contrato firmado con la empresa de seguridad y a veces terminemos llevándonos sorpresas, en algunas ocasiones nada agradables.

Para evitar que esto ocurra, es importante antes de firmar nada tener todo claro, leer bien el contrato y supervisar bien algunos de los puntos como es el servicio de mantenimiento del sistema de seguridad. Toda compañía de seguridad incluye dentro de sus servicios la instalación del mismo.

Pero ¿qué ocurre con su mantenimiento? ¿Qué debe incluirse en el mantenimiento de un sistema de seguridad?

Sustitución y/o reparación del sistema de seguridad

Uno de los puntos importantes que hay que ver es si dentro de la tasa mensual se incluye la sustitución o reparación del sistema de seguridad o de cualquier elemento averiado, así como la mano de obra del personal técnico para la realización de dichas comprobaciones y arreglos. Debemos comprobar si dentro del plazo que marca la garantía del producto se incluye este servicio y, en caso de que ese periodo haya terminado, si el precio la reparación y/o del cambio de la pieza o sistema se añadirá al cobro mensual o se pagará aparte.

En principio existen dos motivos por los cuales se puede reclamar la sustitución o el arreglo de  una pieza de la alarma o del sistema al completo:

  • Avería en el sistema o lo que es lo mismo, un daño al sistema de seguridad que impide su funcionamiento adecuado para cumplir el fin para el cual se halla destinado. En caso de que nos ocurra esto, debemos reclamar la sustitución, el arreglo de la pieza/alarma o producto totalmente nuevo.
  • Problema técnico. Se refiere a una incidencia que implica la intervención presencial o a distancia de un técnico para comprobar el buen funcionamiento o no del sistema de seguridad.

Está claro que cuando nos preocupa nuestra seguridad queremos que todo funcione y bien. La tranquilidad de saber que, en caso de que algo no responda o se rompa, la compañía de seguridad se encargará de reparar esa situación sin coste adicional para nosotros y dentro de un corto plazo de tiempo, es sin duda un punto a favor que debemos tener en cuenta.

Comprobación remota del funcionamiento

Asimismo, otro de los puntos que debería incluirse en el mantenimiento del sistema de seguridad es el de los servicios de comprobación remota que se encargan de comprobar el buen funcionamiento de todos los componentes del sistema a través de un chequeo técnico acorde a lo que la normativa indica.

Al igual que sucede con la reparación y sustitución, habilitar a los clientes un sistema para que puedan comprobar el buen funcionamiento de una alarma es vital para la tranquilidad de las personas.

Que no incluyen

Pero junto con estos dos puntos que se deben incluir en el apartado de mantenimiento de los sistemas de alarmas, también hay algunos puntos que normalmente no se incluyen y que se deben conocer para no caer en error. Entre ellos, los más habituales son:

  • Ampliación, mejora o modificación, salvo cambio de contrato. Todo acuerdo con una empresa de seguridad conlleva unas condiciones que son en principio inamovibles. Cualquier cambio que se quiera acometer debe ser un acuerdo posterior que puede suponer un cambio en la tasa y pagos.
  • Ciertas asistencias técnicas. Todo arreglo del sistema de alarma que se deba a defectos o al mal funcionamiento del sistema no tiene porqué ser cubierto por el contrato y por lo tanto se suele pagar aparte.
  • Reparación de piezas no propias. Solo las piezas originales de la propia empresa de seguridad suelen estar incluidas en el contrato de mantenimiento, por lo que en caso de estropearse una pieza no suministrada por ellos, no será arreglada ni sustituida.
  • Reparaciones provocadas por un uso indebido, como puede ser una manipulación del sistema.
  • Cambios o averías producidos por las compañías telefónicas, como los provocados por una sobretensión, rayos, etc.

Estos son, en principio, los puntos que se suelen mencionar en los contratos de instalación y contratación de sistemas de alarmas. Es importante que cuando vayamos a cerrar el acuerdo leamos este punto para saber a qué nos podemos atener en un futuro.