Perros guardianes: ¿una solución real?

Perros guardianes: ¿una solución real?

Los perros de razas como Dóberman, Pastor alemán, Mastín Bull, Chow o Rottweiler siempre se han considerado una buena opción para proteger una casa, lo que conocemos como perros guardianes. Un sistema se seguridad animal que, aunque no puede sustituir en eficacia los sistemas de seguridad electrónicos, ayuda a dar una seguridad extra al hogar. Aun así es importante, a la hora de plantearse tener un perro para cuidar la casa, saber si es la mejor opción.

En un principio, lo primero y más importante a considerar es si el animal va a convivir con la familia en el hogar, sobretodo si hay niños pequeños. En caso de que así sea, un perro guardián no es una buena opción. Hay que tener en cuenta que estos animales están adiestrados para atacar a las personas, lo que hace que, a priori, no sean la mejor compañía para convivir con los más pequeños de la casa.

Una vez analizado este punto, lo siguiente que debemos considerar es que no basta con tener un perro guardián en casa. Estas razas de animales aunque, como todas las razas de perro, no son peligrosas por naturaleza, tienen un gran instinto de conservación que hace que sean propensos a atacar si en algún momento se sienten atacados, físicamente o no. Por lo general, no son muy tolerantes a burlas o abusos y por ello necesitan un importante trabajo de adiestramiento, una formación que les permita realizar la labor para las que se les está encomendando: cuidar nuestro hogar. En definitiva, si queremos ejercer control sobre ellos para que protejan nuestro hogar cuando nosotros consideramos, es importante tenerlos educados lo antes posible.

En caso de que queramos tener un perro de alguna de estas razas, lo mejor que podemos hacer es comprarlo a un criador que tenga una buena reputación y cuanto más cachorro mejor. Aun así, los adiestradores no suelen aconsejar trabajar con perros que tengan menos de medio año ya que el trabajo lo suelen comenzar con entre 6 y 12 meses de vida. El trabajo de adiestramiento para estos animales, al comienzo, es el mismo que para otras razas, pero se les añade una capacitación adicional denominada formación de agresión controlada que dura entre 3 y 6 meses. Es en este momento cuando el perro aprenderá a atacar cuando se le ordene y cuando perfeccionará su instinto para proteger el hogar.

En todo momento y, aunque sea un perro adiestrado que siempre haya reaccionado bien, hay que tener en cuenta que estos animales son peligrosos y que hay que asumir la responsabilidad que conlleva tenerlos. Es importante contar con un protocolo de actuación que conozcan amigos y familiares para que no ocurra ningún accidente. Nos referimos a no entrar en la casa sin previo aviso, advertir a quien vaya a venir del temperamento del perro, etc.

Perros y alarmas

Como hemos comentado, el hecho de contar con un perro en casa da tranquilidad pero no elimina todas las posibilidades de sufrir un robo o intrusión. Los sistemas de seguridad electrónicos son, sin duda la mejor solución, a veces muy bien complementada por un perro.

Si optamos por contar con las dos opciones, alarma y perro, ¿cómo lo compaginamos? En estos casos es importante que el sistema de seguridad contratado esté pensado también para hogares en los que viven estos animales.

¿Qué debemos tener en cuenta? Lo primero que debemos comprobar es que el sistema de alarma tenga detectores volumétricos, que permitirán al animal moverse por toda la casa cuando no estemos, sin que la alarma se active. Asimismo también se podrá activar la alarma aunque el animal esté dentro de la casa.

Otro de los aspectos que podemos solicitar para nuestro sistema de seguridad cuando tenemos un perro, son las cerraduras electrónicas que nos permitirán abrir y cerrar las puertas desde el móvil y/u ordenador con la máxima seguridad, dando igual donde estemos.  A través de este sistema podremos controlar cuándo el animal puede entrar o salir de las estancias de nuestra hogar e incluso nos permitirá, cuando nosotros no estemos, dar acceso a nuestra casa o negocio, por ejemplo, a la persona encargada de su alimentación.

Por último, también podremos controlar lo que hace nuestra mascota cuando no estamos. Gracias a los detectores volumétricos con cámara incorporada y a un sitio web protegido, el sistema de seguridad nos permitirá ver en el móvil dónde está nuestro perro, qué está haciendo y si está en buenas condiciones. Todas estas opciones las podemos encontrar en las alarmas de Securitas Direct y a un precio muy competitivo.