¿Revisar la casa o llamar a la policía primero?

¿Revisar la casa o llamar a la policía primero?

La segunda aportación para ’15 líneas de blog’, de Michael Sullivan de Madrid. ¿Y vosotros qué habríais hecho?

Día 12 de Marzo de 2004 (creo), me fui a la manifestación con todos mis amigos, cuando salí de casa me despedí de mi madre que también iba a ir por su cuenta. Después de la manifestación y ya que estabamos por Sol nos dirigimos a Huertas donde estuvimos tomando algo hasta tarde.
Cuando llegué a casa era bastante tarde, me encontré la puerta de entrada levemente abierta, así que enseguida sospeché que algo muy raro estaba pasando, la empujé nervioso y encendí la luz del hall, teniendo en cuenta que detrás de la puerta podía haber alguien, tras comprobar que nadie estaba detrás, empecé a llamar a mi madre para saber si estaba en alguna parte. Me fui al salón y allí me encontré la puerta de la terraza abierta por el lado que no la solemos abrir. Con el salón bien iluminado, cerré la puerta de la terraza, y antes de llamar a mi madre al móvil, me tenía que asegurar de que nadie estaba dentro de la casa. Esos fueron los minutos de más nervios, porque antes de revisar ciertas habitaciones tuve que dirigirme a mi cuarto para coger un palo que tenía como recuerdo de un camping que estuve con mis amigos. Una vez «armado» fui habitación por habitación revisando todos los posibles refugios que podían haber usado los ladrones. Cuando me cercioré de que nadie se hallaba en la casa llamé a mi madre y a la policía. De todas las cosas que nos podían haber robado solo se llevaron una play station y una caja de joyas de mi madre de dudoso valor, ya que tenía los primeros dientes de leche de mi hermano y mios y un par de medallitas de comunión. A la semana siguiente mi madre ya había contratado un servicio de seguridad con Securitas y desde entonces no ha vuelto a pasar nada, sobre todo porque como nos explicaron, tiene un poder disuasorio importante, ¿para que vas a entrar en un sitio con alarma si hay otro sin ella?. La policía nos explicó que habían forzado la puerta de la terraza, las puertas corredizas dicen que son fáciles de abrir
.’