SEGURIDAD EN EL HOGAR: RECOMENDACIONES PARA EVITAR ROBOS EN CASA

SEGURIDAD EN EL HOGAR: RECOMENDACIONES PARA EVITAR ROBOS EN CASA

Nuestro hogar es el lugar en el que nos refugiamos de la vorágine diaria, donde nos relajamos y compartimos momentos con nuestros seres queridos. Un espacio de intimidad que nadie debería quebrantar. Por ello, y para nuestra tranquilidad, la seguridad en casa es un asunto que deberíamos tomarnos muy en serio. 

Aunque durante los periodos vacacionales se incrementa el número de robos, lo cierto es que los ladrones no descansan nunca. Si evitar los robos en casa es una de nuestras prioridades, debemos poner en marcha una serie de medidas que garanticen la protección de una forma efectiva. 

Los sistemas más eficientes

  • Si vives en un chalet, no olvides iluminar todo el perímetro de la vivienda, incluida la entrada, el jardín, el patio y el garaje. 
  • Instalar una alarma es la medida más efectiva para no ver comprometida la seguridad de tu casa. Los profesionales expertos en la materia son quienes mejor pueden orientarte sobre qué sistemas se adaptan mejor a tus necesidades. 

Una vez instalados los dispositivos, el técnico también colocará las placas de forma claramente visible para indicar que tienes activa una alarma, con el fin de que tengan un efecto disuasorio

Para garantizar la seguridad en el hogar y evitar robos en casa no hay que dudar en conectar la alarma siempre que abandonemos el domicilio, aunque sea por un breve espacio de tiempo.

  • Para aumentar la efectividad y ofrecer una mayor protección, es posible instalar ZeroVision en algunas zonas del hogar, como el garaje. Este dispositivo, activado por los agentes de la CRA, genera una atmósfera de humo denso para que el intruso quede desorientado y no pueda ver nada, al tiempo que se pone en marcha un protocolo de actuación que avisa de su presencia a la policía.
  • Tener una puerta con dos puntos de cierre y bisagras reforzadas también puede ser un elemento disuasorio para los ladrones, que pueden desistir de entrar en la vivienda al encontrarse con más impedimentos de los esperados. 

Consejos para tu día a día

  • La primera medida para evitar robos en casa mientras permaneces en la vivienda es no abrir la puerta o el portal a desconocidos. Recuerda que trabajadores de compañías como la del agua, la luz, el teléfono o el gas se suelen poner en contacto contigo antes de acudir a tu domicilio. En cualquier caso, siempre tienen que ir documentados, así que puedes pedirles su acreditación o llamar a la empresa a la que supuestamente representan para confirmar que ha enviado a uno de sus profesionales. 
  • Si tienes objetos de valor en tu domicilio, guárdalos en un lugar seguro. Una caja fuerte resulta muy recomendable para ocultar llaves, talonarios, códigos de acceso a banca online o claves de tarjetas, así como documentación y joyas o dinero. Asimismo, si compras un electrodoméstico nuevo no dejes la caja en el contenedor de papel más cercano a tu vivienda. Cualquiera puede saber que estás estrenando un televisor, un equipo de música o un ordenador. Mejor llevarla a un punto limpio. 
  • Para reforzar la seguridad en casa, las llaves de acceso a la vivienda nunca deben quedar escondidas en un lugar comunitario de fácil acceso, como una maceta o debajo del felpudo. Es el primer lugar al que acudirán a mirar los ladrones. Por supuesto, si se te pierden las llaves debes optar por cambiar la cerradura.
  • Cuando vayamos a abandonar el domicilio, aunque sea momentáneamente, debemos comprobar que todas nuestras ventanas están cerradas. De la misma manera, echaremos la llave siempre que la casa quede vacía ya que cerrar con un simple portazo es regalar a los ladrones la oportunidad de que desvalijen la vivienda.

Tanto a diario como en vacaciones, la seguridad en casa pasa por tener una alarma conectada a una central de emergencias las 24 horas del día. No hay nada que nos aporte más confianza que vivir en un hogar seguro, donde toda nuestra familia se encuentre a salvo, y para ello la tecnología se convierte en un inmejorable aliado. No se trata de estar preocupado o con miedo, sino de ser precavido y vivir tranquilo.