Seguridad para centros comerciales: ¿Qué ha de tener la mejor alarma?

Seguridad para centros comerciales: ¿Qué ha de tener la mejor alarma?

El sector de los centros comerciales cerró el año 2017 generando unas ventas de 43.590 millones de euros. La cifra supone un incremento del 3,5 % respecto al año anterior. Para la Asociación Española de Centros Comerciales, las ventas de 2017 suponen la cifra más alta desde que se registran los datos. Con este crecimiento, la cuota de mercado crece ligeramente, situándose en un 17,9 %. Por su parte, el número de visitas a los centros y parques comerciales permanece estable, rondando los 1.900 millones de personas en 2017.

Ante semejante envergadura de cifras, tanto de ventas como de visitantes, es evidente sus necesidades en materia de seguridad. Proteger a todas las personas que visitan estos espacios, así como las mercancías de los comercios es el objetivo de toda alarma para centros comerciales y supone un reto importante para las empresas de ese sector.

Por otro lado, estos centros dan empleo a 720.000 personas y su aportación al PIB se estima en más de ocho mil millones de euros, lo que supone el 5,7% del PIB del sector servicios (0,7% del PIB total). Además, los que están situados a las afueras de las ciudades ofrecen diferentes servicios a toda la población que vive en urbanizaciones y pueblos de los alrededores. El uso que estas personas hacen de estos centros varía según las edades y las características de cada uno. El ocio, cines y restaurantes, realizar la compra semanal en tiendas de alimentación, ropa o calzado son algunas de sus necesidades que cubren estos establecimientos.

Esa heterogeneidad de servicios implica obligaciones específicas en cuanto a seguridad con la instalación de un sistema de alarma para centros comerciales que, a su vez, forme parte de un plan integral que contemple no sólo los riesgos técnicos como los posibles incendios, cortes de suministro o fenómenos naturales, sino también los riesgos de hurto, robo, vandalismo, aglomeraciones, amenazas de atentado, etc.

Ese sistema de alarma para centros comerciales debería contar con un sistema de cámaras y vídeovigilancia controlados desde una Central Receptora de Alarmas que supervise en todo momento el lugar. Cualquier incidencia o intento de sabotaje, bien con inhibidores de frecuencia o corte de señal, será rápidamente detectada por los profesionales que atienden dichas cámaras.

La central, operativa durante las 24 horas del día –todos los días del año–, con capacidad para llamar a la Policía en caso de emergencia, es fundamental para la seguridad de trabajadores y visitantes. La Central Receptora de Alarmas que proporciona Securitas Direct, por ejemplo, es la más grande de Europa y además ofrece un tiempo mínimo de respuesta de 29 segundos.

Además, generalmente los centros comerciales no se mantienen abiertos las 24 horas y suelen tener área de acceso restringido para cualquier viandante. Por lo que, para tener el perímetro exterior protegido y alertar en caso de intrusiones mientras el centro se mantiene cerrado al público, los dispositivos más recomendados son los detectores perimetrales y sensores de movimiento. Estos dispositivos son capaces de alertar de la presencia de personas no autorizadas gracias al rastro de radiación infrarroja que dejan y automáticamente avisarán a la Central, que actuará siguiendo los protocolos necesarios.