Trampas para ladrones de casas: ¿funcionan?

Trampas para ladrones de casas: ¿funcionan?

Tratar de colocar trampas caseras para proteger el hogar puede acabar siendo más peligroso para los que viven dentro que para los de fuera. Emular las descabelladas ideas del niño de ‘Solo en casa’ puede parecer, a priori, divertido. También es posible que se esté intentando mejorar la seguridad del recinto con la buena intención de mantener a salvo a todos los que viven dentro, pero existen grandes riesgos que se están corriendo al creernos unos expertos en seguridad integral.

En España existen multitud de propiedad que han sido modificadas con una gran variedad de obstáculos, trampas y otros subterfugios para dar una sensación de seguridad pero en muchas ocasiones se trata de creaciones peligrosas y, a veces, ilegales. Aproximadamente se sufren dos millones de accidentes domésticos en territorio nacional y gran parte de ellos acaban siendo fatales, muchos intentos caseros por proteger ventanas, muros, techos o escaleras acaban de la peor manera, consiguiendo de esa manera el resultado completamente contrario.

Mientras se van aproximando las vacaciones, muchas personas empiezan a preocuparse por la seguridad tanto en su hogar como en segunda residencia. Actualmente con la existencia de Internet, la cantidad de búsquedas para montar trampas caseras se disparan y muchas personas, llenas de optimismo, aprovechan el momento para hacer unas chapucillas en casa.

Existen multitud de lugares en Internet en los que encontrar originales propuestas. Vamos con el top 3 más clásico de lo que circula en la Red:

  • Trampas cazabobos. O también llamadas ‘booby traps’ en inglés. Se tratan de diferentes derivaciones de trampas utilizadas principalmente en guerrillas. Pueden ser agujeros camuflados con afilados pinchos que se clavan en la pierna de la víctima u otros dispositivos activados por placas de presión, cableado o sensores de movimiento. Su intención no es otra que herir gravemente a la víctima y son totalmente ilegales. Tendrán graves consecuencias legales para aquel que las coloca aunque sea en su propio terreno privado. Nunca seguir una recomendación que implique colocar un dispositivo de este tipo.
  • Elementos cortantes en muros y salientes. Los clásicos cristales cortados en lo alto de un muro de cemento, unos pinchos de hierro oxidados colocados al azar o alambre de espino bloqueando la posibilidad de superar un obstáculo. Este tipo de elementos son principalmente disuasorios, ya que no buscan camuflar el daño que pueden generar. A pesar de ello sigue siendo muy peligroso ya que puede infligir heridas de gravedad a personas y animales. Como todo elemento disuasorio, por sí mismo no es capaz de evitar que alguien equipado consiga entrar en el terreno ni tampoco no alerta de ello. Por muy acostumbrados que estemos de verlos principalmente en terrenos rurales, nos pueden traer muchos más problemas que ventajas.
  • El perro guardián. Por último, el elemento más clásico, un perro que disuada a cualquiera que quiera entrar en nuestra propiedad. Al existir multitud de razas de perro, también hay diferentes personalidades y maneras de actuar que pueden tener. A pesar que creamos que un perro siempre nos va a proteger, son altamente manipulables y se les puede engañar con gran facilidad. En última instancia, existe numerosos casos de ladrones que lo primero que han hecho ha sido neutralizar, a veces mortalmente, a los perros guardianes antes de proceder al robo de la propiedad. Por el bien de tu fiel amigo, prioriza al perro como animal de compañía que como alarma infalible y expuesto al peligro.

Estadísticamente no hay ninguna trampa casera que pueda competir con un sistema de alarmas profesional. Además de las consecuencias personales o legales que pueda acarrear el uso de sistemas que puedan dañar a otras personas, nada puede compararse a la sensación de saber estar bajo la seguridad de un sistema avalado por miles de clientes particulares y profesionales a lo largo de las décadas.

No te lo pienses, si deseas proteger aquello que aprecia más, ponte en contacto con Securitas Direct y solicita un estudio de seguridad completamente gratuito. Tras el análisis, nuestros expertos en alarmas te indicarán los puntos débiles de su hogar y la manera más eficaz de protegerse utilizando un amplio catálogo de dispositivos y sistemas.

En las películas el protagonista suele acabar bien, pero en la vida real confíe en los más avalados profesionales.