Ventajas e inconvenientes de la seguridad para el sector público

Ventajas e inconvenientes de la seguridad para el sector público

Cuando se toma la decisión de poner la seguridad de la familia o los trabajadores en manos de una empresa dedicada a la seguridad, no solo se busca garantías de una actuación rápida y eficaz en caso de generarse una situación problemática, sino que también se busca que esa compañía cumpla con todos los requisitos legales para poder comercializar sus productos y prestar un servicio.

Por lo que, para poder operar y dedicarse al sector público, las compañías deben contar con las correspondientes garantías y homologaciones, además de estar inscritos en el Registro Nacional de Seguridad Privada y de estar autorizadas por el Ministerio del Interior para poder comercializar sus productos y prestar servicios.

Hay que tener en cuenta que no solo es la empresa la que debe disponer de todas las homologaciones, sino que los productos tienen igualmente que estar fabricados de acuerdo a las normativas vigentes y haber pasado todas las pruebas de homologación.

Además de contar con todas las certificaciones necesarias, los trabajadores deben estar altamente cualificados. Es necesario invertir en su formación, con continuos cursillos, charlas y conferencias y con la posibilidad de completar esa formación en otros países. La política de promoción interna debe ser clara en ese sentido: es fundamental apostar por la plantilla, por la posibilidad de que crezcan tanto a nivel personal como profesional, ya que su bienestar redundará en un mutuo beneficio tanto para ellos como para la compañía.

Seguridad en el sector público

Contar con protección en el sector público es una ventaja, y es que cada vez es más común que la vigilancia privada complemente la seguridad en este sector. Esto abre el abanico de posibilidades a las empresas, porque las administraciones públicas buscan también contar con protección y dispositivos. La Ley de Seguridad Privada, del año 2014, en su artículo 41.3, autoriza a que las empresas privadas participen “en la prestación de servicios encomendados a la seguridad pública, complementando la acción policial”.

En cualquier caso, hay imponderables que siempre son difíciles de gestionar porque no dependen de las compañías. Los contratos salen a concurso público y en la valoración final suele tener un peso importante el importe planteado para ofrecer el servicio. Algunas empresas, como Securitas Direct, garantiza precios competitivos y ajustados al mercado, pero también es imprescindible ser conscientes de que por debajo de unos límites no se puede trabajar, porque la calidad, tanto de los productos que se instalan, como de los servicios que se prestan (Central Receptora de Alarmas, videovigilancia, personal de seguridad, etc.) tienen unos precios que se deben cubrir. Se trata de buscar el equilibrio entre disponer de la mejor tecnología y los mejores profesionales al precio más competitivo posible, garantizando la mayor fiabilidad y la resolución de los problemas que se planteen de forma eficaz y rápida.

Según un estudio publicado en el diario británico The Guardian, la mitad de la población mundial vive en países donde hay más empleados privados de seguridad que oficiales de policía, lo que da una pista de la importancia de las empresas privadas de seguridad a la hora de producirse una incidencia en la vivienda o negocio. Hay numerosas compañías que tienen personal cualificado y recursos para prestar sus servicios en complejos hospitalarios, aeropuertos, estaciones de tren, centros penitenciarios o ayuntamientos, garantizando además el escrupuloso cumplimiento de aquellas normativas o leyes específicas que rijan el día a día de esos lugares y formando específicamente al personal para ese cometido. Se debe trabajar, además, con la garantía de una absoluta confidencialidad en el tratamiento de datos e información.

En definitiva, la posibilidad de ofrecer productos y servicios en el ámbito de lo público ha abierto nuevas posibilidades en el sector, ofreciendo numerosas ventajas para las compañías de seguridad.